miércoles, 19 de marzo de 2014

LA COQUETERÍA DE MIKHAILOV


La moda y la coquetería también tienen su espacio entre los cancerberos y si no que se lo cuenten al búlgaro Boris Mihailov. El arquero se mostró tan efectivo como vanidoso en aquel Mundial de EEUU 94.

Fue la gran figura de Bulgaria en los octavos de final ya que en la definición por penaltis fue capaz de detener dos y eliminar a México y en cuartos fue primordial su concurso en el histórico triunfo ante Alemania (2-1). En aquella asombrosa selección búlgara de Hristo Stoichkov, ganador a la postre de la Bota de Oro del Mundial (6 goles), pero eso ya es otra historia.

Contra México Mikhailov lució un espectacular peluquín que con el calor reinante de aquel julio no conseguía mantener en su sitio y le dio más de un problema en sus portentosas estiradas, todo ello recogido por las cámaras de televisión.

El búlgaro reconoció sin pestañear ante la prensa el uso del postizo (como para negarlo) pero prometió que si su equipo superaba a Italia en la semifinal lo lanzaría a la grada sin tapujos. “No lo dudo cambio mi peluquín por la final” dijo.

Pero el destino quiso de Bulgaria perdiera contra Italia en aquel partido y luego posteriormente también perdería contra Suecia para dilucidar el tercer lugar, por lo que el bueno de Mikhailov mantuvo su brillante calva encapotada.

En la actualidad el guardameta es presidente de la Federación de fútbol de su país, eso si lo que ya no sabemos si con o sin peluca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario